Un gallego en Georgetown

La verdad es que los gallegos son incapaces de gestionar su riqueza. Galicia es un país bonito y fértil, que cuenta con el mayor valor de una nación vieja: su diáspora, inmensa y poderosa. Domingo Rodríguez es vicepresidente ejecutivo -o sea, el que corta el bacalao- en el Georgetown Bank …

Share

Encuentro con la Historia

Escribo desde San Juan de Puerto Rico, ciudad inexcusable para quien sepa algo de lo que España pudo ser y no fue. En la mochila traigo muchos recuerdos de Washington, ciudad que en visitas anteriores siempre había sido yanqui pura para mí. De esta vez, sin embargo, fue muy gallega. …

Share

En la capital del Imperio

Es sólo un flash, un conjunto de visiones al paso, de frases oídas a través de un aire de boca de horno, húmedo, con olores de comida por todas partes. Washington, la capital del Imperio Mundial, recoge personas de cuanto fenotipo se pueda imaginar; y no porque haya turistas que …

Share

Madrid, Casa de América

Escribo desde Washington en día de calor subtropical, abafante: dous dólares e medio unha botelliña de auga fresca nun posto da rúa. Veño coa memoria posta en Madrid, onde pasei as primeiras calores do verán do 2012: os saltos térmicos serían perfectos se non houbese polo medio os fríos do …

Share

La que está cayendo

El madrileño es un subdialecto del castellano que radio y televisión imponen en toda España. De hecho, políticos y periodistas gallegos dicen “coa que está a caer”, cuando la expresión nada significa en Galicia, ya que en ese Impaís Levitante siempre cae agua del cielo, y los gallegos no se …

Share

Cuba: un drama demasiado largo

A principios de 1959, la revista ‘Bohemia’ publicó su “edición de la libertad”. Había caído el régimen brutal de Batista y un gobierno provisional parecía que iba a devolver el país a la democracia formal. Entonces la revista publicó lo que la mordaza de la tiranía le impidiera enseñar al …

Share

Dicionário de obscenidades

Pois como dizia no twitter (e escrevo em galego com formato português em honra a Ernesto Guerra da Cal, que glória haja), vistas tamanhas obscenidades nos teatros das finanzas e a política (à fim das contas, stage and back-stage), pus-me a ler um livro sobre obscenidades clássicas, no que reinam …

Share

Rato: un favor de urinario

Conocí a Rodrigo Rato orinando, y me pidió un favor. Estábamos en los servicios mingitorios del parador de turismo de Cambados. Él allí no era nadie y yo, sin embargo, una figura importante. “Pregoeiro da Festa do Albariño”, aparecí como caballero “capado”, o sea: con capa. Después de discursos de …

Share