Un respeto a don Fidel

Hace unos días presentábamos en la feria del libro de Coruña una novela, docudrama o como le queramos llamar, con trasfondo en la Revolución Cubana “por antonomasia” (que no fue la única).
Vicente Araguas leyó unos párrafos de “Antes que anochezca”, de Reinaldo Arenas, que ya me ahorraron mucho trabajo en las explicaciones que tuve que dar.
El libro presentado es “Verde oliva”, que yo redacté, inventando muy poco porque me falta la imaginación. Tati Mancebo, que conoce bien el texto porque lo sufrió desde la primera versión, me obligó a algo delicioso: a la explicatio non petita que es la puesta en sociedad de un libro propio.
Como digo, Araguas se adelantó citando a Arenas y me ahorró el esfuerzo de explicarle a la gente lo que viejos gallego-cubanos me fueron contando desde hace mucho.
Lo que no tuve tiempo a decir en la carpa de la feria del libro coruñesa, y ahora escribo, es que yo no tengo nada directamente personal con un anciano llamado Fidel Castro Ruz, a quien sólo saludé, entre muchos, en una recepción oficial.
Ese señor a mí no me hizo nunca nada directamente (no creo que la sugerencia de que nunca volviese yo a Cuba viniera ni siquiera de su “entourage”, aunque llegó por vía diplomática).
Hoy, para tantos gallegos ya día 13 de agosto (y para los cubanos dentro de unas horas), es el cumpleaños de don Fidel. Va a cumplir 86.Podría ser mi padre, por la edad. Por lo tanto, un respeto , que es un señor mayor y tiene un hjo de mi quinta, Fidelito.
Ahora bien: me preguntaba Tati en los jardines de Méndez Núñez coruñeses, donde la feria, por qué había tomado yo partido por la gente que estaba contra los hermanos Castro y demás tropa castrista.
Le respondí -y el público lo entendió- que por lo mismo que me puse del lado de los indios de la Patagonia. Porque tiendo a ponerme del lado de los perdedores. Y nadie más perdedor que los compañeros de los castristas en la Revolución que se mantuvieron firmes en los principios democráticos por los que entraron a luchar contra el tirano Batista…
Nada más, don Fidel. Usted disimule, hombre, que esto no es nada personal -repito-, pero tampoco business, como sugirió algún imbécil (capaz de decir que a mí sólo me informaban “jineteros”).
Nothing personal, only business… No, no. Observen sus mandados y escribas a sueldo que, de todo lo que llevo escrito y publicado desde hace 40 años, lo referente a Cuba, a usted y a sus colegas, ocupa a penas 600 páginas en formato de libro.
Salud, Comandante. Que cumpla muchos más. En su conciencia irá la historia de una dictadura larguísima, la más larga de la que yo -sólo doctor en cosas de Ciencias- tenga conocimiento.
Por cierto: me acaba de decir Juan Leizán (¿le suena el nombre del héroe revolucionario?) que la casa de Láncara está muy abandonada. Pena, porque llegó a ser un lugar de peregrinación de castristas.

Share

One Comment

  1. Estimado Xavier,

    No le escribo por este artículo de Fidel Castro, sino por el que apareció hoy (22ago) en La Voz de Galicia, referente a los sistemas de detección de incendios forestales. Le invito a que consulte nuestra web http://www.integraciones.com, y compruebe lo que algunos gallegos hacemos respecto a la I+D+i en materia de incendios forestales. Le invito a que se ponga en contacto conmigo y le cuento la respuesta de la Xunta.

    Muchas gracias y un saludo.

    Javier Garcia
    Grupo INTEGRA

Comments are closed.