La maldición del tabaco

La primera vez que fumé fue en el muelle de Coruxeiras de Ferrol. Allí había unos puestos donde se vendían cigarros de varios tipos y precios, uno a uno. Los más caros eran condones disimulados.
Mi cigarro iniciático era marca Peter Stuyvesant, con nombre de colonizador holandés de lo que luego sería Nueva York. Me mareé pero tenía que aguantar.
En el insitituto había un chaval que tenía siempre Chesterfield sin filtro, del que traían de los barcos. Con él aprendí a no marearme. Ya empezaba a ser “un hombre”.
En las películas los actores fumaban continuamente; y los profesores en clase. Mi padre, médico, que fumaba Partagás -solo dos o tres cigarros al día- decía que el tabaco era malo para los pulmones…
Cuando empezamos a beber (tazas de supuesto Ribeiro) el vino “tiraba por el tabaco”. Yo podía pagar Celtas y fumaba ese horror.
Así hasta hoy. ¿Y qué le saco al tabaco? Un raro bienestar inicial propio de quien tiene la tensión baja y quizá reciba un impulso con la nicotina: se acelera el corazón (en mi caso de 50 a 70 pulsaciones por minuto) y me siento revivir en las horas de la hipoglucemia.
Pero sé que el tabaco es un espanto porque trabajé años para los servicios de radiología y oncología, y las estadísticas cantan.
Entonces -una vez más- ¿por qué coño no se acaba con el tabaco? ¿Por qué tanto arrearle a las hierbas que producen sensación de bienestar y no fuerzan a la gente a fumar y fumar?
Veamos que, cuanto más atrasado un país, más se fuma. Veamos que los chinos están siempre fumando…
La Humanidad estuvo libre de tabaco hasta hace cuatro días (cinco siglos) y no le pasaba nada. Pero el tabaco se llegó a convertir en lo que es: un vicio adictivo que produce mucho a las arcas públicas.
Por favor, que se hagan las cuentas, que trabajen médicos, economistas y matemáticos, caramba: cuánto gana el Estado con el tabaco y cuánto se pierde en salud pública…
Claro, en China sobra gente y no hay salud para todos. O sea, que siempre se producirán cigarros en China (la verdad es que todo se producirá en China porque el mundo es China y sólo China).
Que pare la Tierra porque me quiro bajar.

Share