España va a pique, Josemari

A veces fastidia tener que hablar y escribir de lo que es obvio y todo el mundo conoce, pero hay que hacerlo:
España va a pique, como fue el ‘Prestige’ cuando mandaban Aznar, Álvarez Cascos, Rajoy y Fernández de Mesa.
“España va bien” fue el lema de un idiota como Aznar, personaje sin formación ni sensación de ridículo: España entonces crecía sobre el ladrillo y olvidaba lo que le advertíamos quienes siempre dijimos lo mismo: hay que inventar, producir y vender; y la gente tiene que trabajar en lo que haya.
La España de la inmigración loca es la de Aznar: que vengan de fuera a hacer lo que no queremos nosotros, vivan la peoná y el paro. La de la burbuja de arcilla cocida es la de ellos: Aznar, Cascos, Rajoy y otros gamberros de la política.
Lo que más me jode es que la gente se olvide de la catadura moral -y de la incultura científica- de Josemari el de la Faes; y de su ministrillo grandullón y bobo, vago de siete suelas, que quiso ser bon vivant pero no lo consiguió. Mariano es “el señor de los hilillos”, el subnormal que en público se atrevió a decir que del fondo del mar sólo salían unos “hilillos de plastilina”. ¡Qué sandez, señores!
Y ahora ahí los tenemos: al Josemari del Pádel dando teoría del Estado por esos mundos (afortunadamente, no en inglés), a Paco Cascos cascándosela duramente en el Principau (lo veo muy viejo para andar con mozas), al Mariano Arribaespaña (con abuelito galleguista en el armario, bien oculto) jugando a los rescates y a Cuco Fernández de Mesa (que tal ridículo hizo mientras se hundía el ‘Prestige’) dirigiendo algo tan serio como la Guardia Civil…
No quiero seguir siendo español si estos indocumentados (carentes de documentos ad hoc) van a seguir determinando mi futuro y el de mis descendientes. De momento me voy a dormir, que los sueños curan.

Share