En la capital del Imperio

Es sólo un flash, un conjunto de visiones al paso, de frases oídas a través de un aire de boca de horno, húmedo, con olores de comida por todas partes. Washington, la capital del Imperio Mundial, recoge personas de cuanto fenotipo se pueda imaginar; y no porque haya turistas que compran agua fresca a precios de escándalo. Es que los EE.UU. están hechos a base de inmigrantes de todo el mundo, que entraron legalmente o que se colaron de mil maneras. Poco a poco los grupos humanos de la Yanquilandia Feliz se van organizando. Ya no es que vayan a mandar los blancos protestantes y que los negros protestantizados (en esta “América” no hay ritos africanos) intenten hacerlo; es que los “latinos” los van a arrinconar a todos. Los tales latinos se asocian por medio de los distintos abortos de castellano que hablan, y empujan, empujan… Estos días está de moda el senador Rubio, que puede aspirar a presidente del Imperio. Después de Obama, mulato, hijo de africano y americana, puede venir a mandar en el mundo un cubano… blanco, de apellido que indica origen caucasiano (probablemente gallego. Rubio en gallego es “pelirrojo”).

Share