La que está cayendo

El madrileño es un subdialecto del castellano que radio y televisión imponen en toda España. De hecho, políticos y periodistas gallegos dicen “coa que está a caer”, cuando la expresión nada significa en Galicia, ya que en ese Impaís Levitante siempre cae agua del cielo, y los gallegos no se asustan, como los madrileños, por un chubasco…
Pues sí, señores, con el inmenso escándalo financiero, y la ceguera de los políticos, capaces de sacrificar lo único que nos puede salvar (la investigación y la innovación: descubrir, inventar y producir algo con valor añadido), ahora tenemos que aguantar el adocenamiento imbécil de “la Roja”, como si la selección de fútbol fuese “España”. Al oyente consciente le causan escalofríos las frases de los locutores en relación a la locura colectiva de Varsovia: “España” empata con “Italia”.
Ni de broma, porque en Italia hay quien sabe producir cosas ingeniosas y caras, que siempre se venderán a buen precio mundo adelante… ¿Entendido? Pena que todo el fascismo españolista que hay detrás de “la Roja” no le pueda llamar “la Nacional”. Franco -estoy seguro- está haciendo todo lo posible por levantar su losa en el Valle de los Caídos. Pobre España, monarquía bananera ahora envuelta en rojo. Lloro por ella a la orilla de la ría de Ferrol, viendo barcos herrumbrosos de una armada que ahora tiene marineros inmigrantes, sin más patria que el sueldete y los chuscos.

Share